TENS. Conocimientos y Aplicación

  • Tatiana Escauriza

Resumen

     Los orígenes de la aplicación de la electricidad para el alivio del dolor se remontan a la antigüedad, donde los egipcios la utilizaban para el tratamiento del dolor. A partir de ahí se fueron desarrollando una serie de investigaciones acerca del dolor y de su tratamiento a través de electroestimulación hasta llegar a la forma más avanzada con que se cuenta hoy en día, el TENS, para el alivio o bloqueo del dolor crónico o agudo, prácticamente libre de efectos colaterales adversos.

     La estimulación eléctrica transcutánea nerviosa (TENS) es una de las formas más utilizadas de electroanalgesia y se introduce como una terapia alternativa a los tratamientos farmacológicos.

     Es un tipo de corriente de onda cuadrada, la cual se aplica a través de electrodos, que se colocan sobre la superficie de la piel, en zonas de dolor y puntos gatillos. Posee diferentes tipos de frecuencia: alta frecuencia, que corresponde a valores mayores a 60 Hz; y valores de baja frecuencia, que son aquellos menores a 10 Hz. Su intensidad es ajustable.  Su efecto se explica a través de la teoría de la compuerta de Melzack y Wallen, que señala que la aplicación de TENS inhibe la transmisión de impulsos dolorosos a través de la medula espinal, estimulando la liberación de opioides endógenos en el encéfalo.

Publicado
2017-11-10
Sección
Área Salud