LA DISLEXIA

  • GONZALO PAGLIARO PACIELLO
Palabras clave: DISLEXIA, TRASTORNOS DEL APRENDIZAJE

Resumen

La dislexia es un trastorno del aprendizaje, no es una enfermedad, da lugar a la aparición de dificultades importantes de lectura. Se ha definido como un síndrome complejo de deficiencias neuro-psicológicas  asociadas que pueden comprender perturbación en la orientación, el tiempo, el lenguaje escrito, el deletreo, la memoria, la percepción auditiva y visual. Es cada vez mayor el número de investigadores que sostienen que los niños/as disléxicos/as presentan un retraso de maduración y un desarrollo anormalmente lento de las funciones neuropsicológicas esencialmente para la lectura.

Los trastornos del aprendizaje se encuentran definidos como el producto del mal funcionamiento de uno o varios procesos psicológicos básicos que se encuentran implicados dentro de la comprensión o uso del lenguaje, hablado y/o escrito. Estos trastornos provocan dificultades a la hora de socializar, escuchar, pensar, hablar, leer, escribir, deletrear o en la realizaciónn de ccálculos matemáticos, esencialmente a la hora de aprender

Los principales trastornos de aprendizaje influyen específicamente en algunas áreas como la organización  espacial, la secuencia temporal y la memoria.

    En cuanto a los orígenes de los trastornos de aprendizaje existen dos polos de pensamiento y entre ellos gran cantidad de teorías intermedias. Por un lado hay una escuela de pensamiento que los atribuye los a factores socio – ambientales mientras que otras escuelas creen que el origen se encuentra en desordenes específicos de la atención.

     Estas dificultades empiezan a sospecharse en la escuela al inicio de la educación primaria. Los padres comienzan a oír frases como “es un poco lento”, “necesita mejorar

     Asimismo, desde el ámbito de la psicolingüística, se ha visto que uno de los déficits centrales en la dislexia, especialmente en los niños más pequeños, es una baja  conciencia fonológica, esto  es el conocimiento que tenemos las personas para dividir el habla y la escritura en estructuras cada vez más pequeñas. Esto es compatible con los estudios neurológicos antes comentados, ya que se han observado déficits de este tipo en sujetos que han sufrido una lesión cerebral en el giro angular. Antes de conocer la tipología de la dislexia, hay que diferenciar la dislexia adquirida y la dislexia de desarrollo.

     Cuando hablamos de dislexia adquirida, hacemos un relato de una dislexia causada por un deterioro cerebral de origen congénito o no, ya sea por infartos o accidentes cerebrales. Está definida por una problema en la lectura y en la escritura, generalmente esta dificultad obedece al deterioro específico que soporta el área del cerebro responsable de esta actividad

En cuanto a la  dislexia del desarrollo, hacemos narración a una dislexia como trastorno del lenguaje que afecta a la habilidad de leer y escribir, inquietando a veces también, a otros aspectos del lenguaje. Los  niños- niñas que  presentan problemas en el ritmo y velocidad en el lenguaje escrito y leído, no se podría considerar dislexia del desarrollo a niños y niñas que mostraran retraso mental o que hayan tenido algún accidente cerebra

Otros trastornos en las dificultades de aprendizaje (D.A.) son:

     Agrafía: trastorno relacionado con la escritura Discalculia: trastorno relacionado con las habilidades aritméticas. La dimapía: Dificultad para leer los mapas y encontrar lugares, relacionado con la confusión de los puntos cardinales o con la orientación espacial.

Según el momento de diagnóstico:

Dislexia específica: que se manifiesta en el período de aprendizaje de la lectura.

Dislexia de comprensión: que se manifiesta en períodos posteriores al aprendizaje de la lectura y que no permiten una comprensión óptima de lo que leen. Una objeción a esta clasificación sería que los disléxicos de comprensión pueden no ser más que disléxicos específicos no diagnosticados. Podría ser que debido a diferentes causas, como por ejemplo una alta inteligencia, hubiesen compensado o enmascarado su trastorno hasta que la creciente exigencia de comprensión de los textos académicos hubiese dejado al descubierto su trastorno.

Estudio; el tratamiento de la dislexia debe llevarse a cabo por profesionales especializados; como son los especialistas en neuropsicologías y los psicopedagogos, los logopedas o los maestros especializados en trastornos del aprendizaje.

Cuadro clínico; los signos de la dislexia pueden variar a medida que el niño crece. En general estos trastornos  se observan por primera vez cuando el sujeto está aprendiendo a leer, aunque pueden estar latentes desde mucho antes. Al mismo tiempo puede ocurrir que la dislexia no se diagnostique hasta muchos años después. Por ejemplo es común que los niños que tienen un alto cociente intelectual  compensen esta patología y pase desapercibido hasta que las exigencias de comprensión de la escuela aumentan.

Tratamiento; tiempo atrás el tratamiento de la dislexia se anclaba en la idea del refuerzo del área de lateralidad la orientación espacial, la grafo motricidad, la orientación temporal y las seriaciones. Sin embargo actualmente este tipo de tratamientos están prácticamente abandonados.   Existe en la actualidad gran cantidad de material específico para la prevención de la dislexia, entendido éste como un recopilatorio de ideas para la mejora de su práctica docente. Entre ellas cabe destacar el uso de los materiales elaborados por el profesor, contribuyendo de esta manera a la enseñanza más individualizada que necesitan los alumnos con rasgos disléxicos. Dicho material específico suele estructurarse en orden de dificultad y también por edades.

Publicado
2018-12-17
Sección
Área Ciencias Sociales y Tecnología